Bolsonaro insiste en explotar la Amazonia; pese a severa deforestación

La deforestacion de la Amazonia se agravo en julio en Brasil, donde se produjo un aumento del 278 % en relacion al mismo mes de 2018, en un momento en el que el Gobierno del presidente Jair Bolsonaro insiste en explotar economicamente el considerado pulmon del planeta.

De acuerdo con la proyeccion del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (Inpe, que capta datos mensuales a traves de un sistema de alertas de alteraciones en la cobertura forestal de la Amazonia, las deforestacion paso de 596.6 kilometros cuadrados en julio de 2018, a dos mil 254.8 kilometros cuadrados en el mismo mes de este año.

A pesar de las alertas que evidencian el incremento de la deforestacion en el pulmon del mundo, el Gobierno del lider de la ultraderecha brasileña insiste en explotar las selvas amazonicas al avalar la legalizacion de la mineria artesanal ilegal, incluso en reservas indigenas, y promoviendo la construccion de hidroelectricas.

Como si fuera poco, el fomento a la explotacion de petroleo en la desembocadura del rio Amazonas tambien entro en la baraja con el respaldo del ministro de Infraestructura de Bolsonaro, Tarcisio de Freitas.

«¿Por que no podemos explotar el petroleo en la desembocadura del Amazonas si Guyana, al lado, esta explotando?», pregunto el ministro durante una cena en la noche del martes organizada por el periodico digital 360, tras criticar la demora de las autoridades ambientales para permitir la extraccion de petroleo.

En diciembre del año pasado, el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Ibama rechazo la licencia solicitada por de la petrolera francesa Total para explotar la region, argumentando que cualquier fuga podria afectar la biodiversidad marina y los arrecifes.

Por Otro Lado:  Parlamento rechaza por segunda vez acuerdo del Brexit

«Estamos condenando parcelas de nuestra sociedad a la pobreza, al subdesarrollo», señalo Freitas, quien dijo que «el pozo de petroleo solo va a generar riqueza para el brasileño si es explotado».

El laberinto al que se enfrentan los enfermos mentales en Venezuela