Calificativos sobre Trump le costaron el puesto al embajador británico en EEUU

Calificativos sobre Trump le costaron el puesto al embajador británico en EEUU

El embajador británico en Washington, Kim Darroch, dimitió este miércoles de su puesto tras la crisis provocada con Estados Unidos por la filtración de mensajes confidenciales en los que calificaba al presidente Donald Trump de “inepto” y a su administración de “disfuncional”.

En los cables diplomáticos enviados a Londres desde la capital estadounidense, algunos de ellos fechados en 2017, el experimentado representante de Reino Unido, de 65 años, describía al mandatario estadounidense como “inestable” e “incompetente” además de mostrarse muy crítico con su gobierno.

La publicación de esos contenidos realizada por el diario británico, The Mail on Sunday, desató la ira de Trump, quien formuló sendos descargos contra el diplomático y la gestión de la primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May.

“No trataremos más con él”, tuiteó el presidente sin dejar claro si el embajador podría continuar desempeñando sus funciones.

En una carta dirigida a Simon McDonald, jefe del servicio diplomático británico, Darroch afirmó este miércoles que “la situación actual” le impedía “cumplir con mi función como lo desearía”.

Añadió que “en estas circunstancias, el camino responsable a seguir es permitir el nombramiento de un nuevo embajador”, asegurando querer poner fin de este modo a la caótica situación de los últimos días.

Desde la filtración de documentos oficiales procedentes de esta embajada, ha habido muchas especulaciones sobre mi puesto y la duración de mi mandato de embajador”, subrayó.

En una escalada verbal, Trump había calificado el martes a Darroch como “estúpido” e “imbécil pretencioso”, lo que impulsó al ministro de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt -uno de los dos candidatos junto a Boris Johnson para reemplazar a la renunciada jefa de gobierno, a condenar en nombre del gobierno de May las palabras del magnate tildándolas de “irrespetuosas y falsas”.

El gobierno británico emprendió una investigación para encontrar al responsable de la filtración.

“Debemos descubrir cómo ha podido ocurrir esto, al menos para devolver la confianza a nuestros equipos en todo el mundo para que sigan proporcionándonos evaluaciones sinceras”, había dicho Hunt a principios de semana”.

“MUY LAMENTABLE”

Sin embargo, la decisión del embajador fue interpretada por muchos en Londres como una rendición humillante ante la acosadora actitud de Trump y con graves consecuencias para la diplomacia británica.

“Si el Reino Unido no puede proteger las comunicaciones diplomáticas y esto le cuesta su carrera a la gente, cuanto lo único que han hecho es llevar a cabo los deseos del gobierno, vamos a ver la calidad de nuestros emisarios degradarse y su influencia disminuir, lo que debilitará a nuestro país”, consideró el presidente de la comisión parlamentaria de Relaciones Exteriores, Tom Tugendhat.

Darroch, que anteriormente había servido en Bruselas de 2007 a 2011, llegó a Estados Unidos en enero de 2016, antes de la victoria de Trump en las presidenciales de finales de aquel año.

May lamentó su decisión de dejar el cargo. “Es muy lamentable que haya considerado necesario abandonar su puesto de embajador en Washington”, afirmó durante la sesión semanal de preguntas a la primera ministra en el Parlamento.

“CONSEJOS SINCEROS Y COMPLETOS”

En opinión de la líder conservadora, que debe dejar el cargo dentro de dos semanas en cuanto sea nombrado su sucesor, “un buen gobierno depende de la capacidad de sus funcionarios para dar consejos sinceros y completos”.

“Quiero que todos nuestros funcionarios tengan la confianza necesaria para hacerlo”, complementó.

También el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, dijo “lamentar la dimisión de Kim Darroch” y llamó al Parlamento a darle todo su apoyo por sus “servicios honorables y de calidad”.

Pero Boris Johnson, exministro de Relaciones Exteriores y gran favorito para suceder a May en las riendas del Partido Conservador y del ejecutivo, evitó respaldar al diplomático el martes por la noche durante un debate televisivo con Hunt.