Evo Morales tacha apagones en Venezuela de crimen de lesa humanidad

El presidente de Bolivia, Evo Morales, calificó este lunes de crimen de lesa humanidad los apagones en Venezuela, que atribuyó a ataques cibernéticos por un interés de intervenir desde el exterior en la crisis venezolana.

“Eso está considerado o como categorizado un crimen de Estado de lesa humanidad”, advirtió Evo Morales durante un discurso en la ciudad boliviana de Villazón, fronteriza con Argentina.

El mandatario boliviano manifestó que si bien “ahora no hay golpes militares, no hay dictaduras” en América Latina, la región “tiene otra forma de golpes”, que definió como “congresales, judiciales”.

Morales es uno de los aliados políticos del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, frente a quienes respaldan al jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, proclamado mandatario interino del país caribeño para la celebración de elecciones.

Además de lo que considera un golpe congresual en Venezuela, el presidente boliviano mantiene que en casos como el del exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado por corrupción, se trata de maniobras judiciales para apartar del poder a líderes populares.

“Y cuando no pueden dar golpes ni judicial ni congresal, se habilita la intervención militar so pretexto con ayuda humanitaria”, dijo en referencia a Venezuela.

A finales del mes pasado hubo incidentes en puntos fronterizos de Venezuela con Brasil y Colombia cuando pretendía entrar a territorio venezolano esta ayuda del exterior, que rechaza el Gobierno de Maduro.

Al respecto, el jefe de Estado boliviano comentó que quienes pretendían introducir esta ayuda “fracasan y qué hacen ellos ahora en Venezuela, usan armas cibernéticas, para castigar al pueblo venezolano, armas cibernéticas para dejar sin luz”.

“Y eso está considerado o como categorizado un crimen de Estado de lesa humanidad”, recalcó sobre lo que la Corte Penal Internacional entiende como crímenes contra poblaciones civiles.

Venezuela sufre desde el pasado jueves un fallo del servicio eléctrico que afecta aún a gran parte del país y que según el Gobierno de Maduro ocurrió luego de un “ataque cibernético” a la central hidroeléctrica de Guri, que abastece a cerca del 70 por ciento del territorio venezolano.

Evo Morales apuntó que el objetivo es “apropiarse del petróleo venezolano”.

En un mensaje posterior en Twitter, el mandatario boliviano señaló que el presidente de EE.UU., Donald Trump, y su secretario de Estado, Mike Pompeo, “responsabilizan de muertes por apagón al Gobierno de Venezuela”.

“Los responsables son los autores del atentado que dejó sin luz a millones de personas. No les importa el sufrimiento sino adueñarse de los RRNN -recursos naturales- de Venezuela”, añadió.

Las fallas eléctricas y de otros servicios públicos son frecuentes en Venezuela, un país que atraviesa una severa crisis económica pese a ser el depósito de las mayores reservas de crudo en el mundo.

Esta crisis tiene como telón de fondo la tensión que se elevó el pasado enero cuando Maduro juró un nuevo mandato cuya legitimidad no reconoce la oposición y parte de la comunidad internacional, y en respuesta Guaidó dijo que asumía las competencias del Ejecutivo como presidente interino.