Hasta el “Jorobado” llora por su Catedral de Notre Dame

Cambios en el tiempo

El incendio de ayer obligará a que el templo galo vuelva a someterse a modificaciones en su aspecto. Desde su inauguración en 1345, después de 182 años de construcción, esta edificación ha sido reformada estéticamente según las tendencias de las épocas.

Si bien su concepción fue de estilo gótico, el siglo XVII, bajo el reinado de Luis XIV, se tomó la decisión de brindarle un aspecto más barroco, sustituyendo sepulcros y vidrieras.

Lo mismo aconteció en los tiempos del Romanticismo, cuando se le dio un “refresh” que tardó 23 años, y que le otorgó el semblante que tenemos en nuestro disco duro.

El diseño animado que se ve en “El Jorobado de Notre Dame” (basada en el libro “Nuestra Señora de París”, de Víctor Hugo, es una fiel representación de la iglesia que conocíamos hasta ayer, mezclada con la fantasía de Disney y la historia de Quasimodo, un jorobado que fue conminado a una oscura y solitaria vida en el “cielo” de la Catedral.

Ahora que a la casa de Mickey le ha bajado la nostalgia y está reviviendo clásicos animados en versiones de “carne y hueso” (“Aladino”, “Dumbo” y “El Rey León”, tal vez un remake de esta cinta noventera sea una buena manera de levantar el espíritu.

Hasta el “Jorobado” llora por su Catedral de Notre Dame