Las muertes por demencia senil se han doblado en Estados Unidos

La demencia no solo afecta la memoria y la calidad de vida, sino que también puede ser fatal. Uninforme publicado el juevespor el Centro Nacional de Estadísticas de Salud deEstados Unidosmuestra que la tasa de estadounidenses que murieron por demencia se ha duplicado, pasando de 30,5muertespor cada 100.000 personas en el año 2000, a 66,7 en 2017.

El término demencia abarca estados de enfermedad que perjudican la memoria y el resultado es una disminución de la función cognitiva. Estas condiciones parecen estar afectando más a la población, ya que se espera que afecte a 14 millones de personas mayores de 65 años para el 2060, según losCentros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, CDC.

La doctora Ellen Kramarow, autora principal del nuevo informe y estadista de salud de la Subdivisión de Estadísticas de Envejecimiento y Enfermedades Crónicas del Centro Nacional de Estadísticas de Salud, que forma parte de los CDC, explicó que es probable que una de las causas del aumento en el número de muertes por demencia en Estados Unidos sea el envejecimiento de la población.

“Si las personas viven más tiempo, no mueren por otras causas, por lo que viven hasta el punto en que el riesgo de demencia es mayor”, dijo Kramarow.

Los investigadores usaron datos de certificados de defunción de los 50 estados y el Distrito de Columbia. Examinaron cuatro tipos de demencia reconocidos por laClasificación Internacional de Enfermedades: enfermedad de Alzheimer,demencia vascular,demencia no especificaday otras enfermedades degenerativas del sistema nervioso. Los autores ajustaron la edad, lo que les permitió comparar personas de diferentes edades.

La enfermedad de Alzheimer representó el 46% de las 261.914 muertes por demencia en Estados Unidos en 2017. Un hallazgo que respalda la necesidad de una investigación en curso relacionada con la enfermedad de Alzheimer, dijo Kramarow.

Aunque la causa del alzheimer no se comprende completamente, los investigadores están adquiriendo una mejor comprensión de cómo afecta al cerebro. La enfermedad destruye las neuronas, células responsables de la comunicación en todo el cerebro.

El doctor Chad Hales, profesor asistente en el Departamento de Neurología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Emory, que no participó en el informe, explicó que el diagnóstico de demencia comienza con una buena historia clínica y exámenes, imágenes del cerebro y estudios de laboratorio para garantizar que no haya otras condiciones que están causando los síntomas.

Desafortunadamente, sin embargo, “actual patrón de oro es el diagnóstico postmortem con confirmación neuropatológica”, dijo. La enfermedad de Alzheimerse puede diagnosticar definitivamente después de que un paciente muera al observar secciones del cerebro bajo un microscopio que puede revelar la presencia de placas amiloides y ovillos neurofibrilares, estructuras en el cerebro únicas de esta enfermedad.

Al igual que con cualquier enfermedad, la progresión varía.

“La enfermedad de Alzheimer causa la degeneración de las células cerebrales, y esto conduce a los síntomas externos que se ven en el día a día”, dijo Hales. “Esto incluye problemas tempranos con la memoria a corto plazo y problemas posteriores con el habla y disfunción ejecutiva, como el manejo de teléfonos celulares, medicamentos y finanzas. Los pacientes también pueden tener depresión u otros síntomas neuropsiquiátricos, como delirios o alucinaciones”.

A medida que avanza la enfermedad,los síntomasgeneralmente se hacen más evidentes. Según elInstituto Nacional sobre el Envejecimiento, comienza con partes del cerebro responsables de la memoria, como el hipocampo, y se abre camino hacia la corteza cerebral, que es responsable del pensamiento crítico y la percepción de la información. Los síntomas de la enfermedad de Alzheimer suelen aparecer en pacientes a mediados de los 60 y, a menudo, se presentan como pérdida de memoria.

“La edad es el mayor factor de riesgo”, dijo Hales, y señaló que a medida que las personas envejecen, corren más riesgo de desarrollar demencia.

Según el informe, las tasas de mortalidad asociadas con la demencia se duplicaron con creces en los de 85 a 89 años, en comparación con las de 90 a 94 años. Como reflejo de la población afectada, el 60,4% de las muertes por demencia en 2017 ocurrieron en centros de atención a largo plazo, hogares de ancianos o centros de cuidados paliativos diseñados para la atención al final de la vida.

Los autores señalan que los datos del certificado de defunción por sí solos no son completamente comprehensivos. “La única información que tenemos es la que está escrita en el certificado de defunción. No está relacionada con el registro médico de la persona. Es posible que tengan otras afecciones. No hay forma de saberlo solo con el certificado de defunción”, dijo Kramarow.

Este informe destaca que, aunque la enfermedad de Alzheimer contribuye a muchas muertes en Estados Unidos, no se deben olvidar los otros tipos de demencia.

Independientemente de la forma, dijo Hales, “lo más importante que se debe reconocer es que no estás solo. Hay tantas personas afectadas por este trastorno, pero a veces, los pacientes y sus familias se sienten aislados. Tenemos que superar el estigma de esta enfermedad y reconocer que hay otros por ahí que pueden ser capaces de ayudar o proporcionar información sobre la enfermedad y los síntomas que causa”.