Reino Unido considerará una acción “contundente” si Irán no libera un petrolero con bandera británica

Gran Bretaña reiteró este sábado las advertencias de que tomaría medidas “contundentes” si Irán no libera un petrolero con bandera del Reino Unido que capturó en el Estrecho de Ormuz, la más reciente confrontación en un tenso enfrentamiento en la importante ruta marítima.

El barco capturado por el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) el viernes se encuentra ahora en el centro de una crisis cada vez mayor entre Irán y las potencias occidentales, mientras Teherán lucha por liberarse de los efectos devastadores de las sanciones económicas de EE.UU. y reinicia las conversaciones nucleares.

Pero podría haber consecuencias graves para la agresión de la República Islámica hacia el Reino Unido, una de las tres potencias europeas que han tratado de salvar el acuerdo nuclear de 2015 en Irán incluso después de que Estados Unidos lo abandonó.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, dijo que el incidente mostraba “señales preocupantes de que Irán podría estar eligiendo un camino peligroso de comportamiento ilegal y desestabilizador”, y agregó que la respuesta del Reino Unido sería “considerada, pero contundente”.

Lee también: Hombre se subió al ala de un avión y causó temor en los pasajeros

El Reino Unido convocó una reunión de emergencia de funcionarios de seguridad nacional el viernes por la noche para responder. Ha advertido a los barcos conectados a la industria naviera del país que “permanezcan fuera del área” en el ínterin.

Los medios de comunicación iraníes informaron el sábado que el barco, el Stena Impero, fue capturado después de un accidente con un barco de pesca y que estaba detenido por “violar las regulaciones internacionales”. Un segundo barco de propiedad británica, el MV Mesdar con bandera de Liberia, fue retenido brevemente por Irán, pero luego fue liberado.

Las acciones de Irán en el Estrecho se produjeron pocas horas después de que las autoridades de Gibraltar acordaron prorrogar durante 30 días la detención de un petrolero iraní que está bajo su custodia. Ese barco, el Grace 1, fue capturado por las autoridades británicas el 4 de julio, acusado de intentar transportar petróleo a Siria en violación de las sanciones de la Unión Europea.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Javad Zarif, respondió a las advertencias de Gran Bretaña el sábado con uno de los suyos.

Lee también: Desde el huracán María a un escándalo de chats: Una explicación a los problemas de Puerto Rico

“A diferencia de la piratería en el Estrecho de Gibraltar, nuestra acción en el Golfo Pérsico es defender las reglas marítimas internacionales”, dijo Zarif en Twitter. “El Reino Unido debe dejar de ser un accesorio para el #TerrorismoEconómico de Estados Unidos”.

Los observadores esperaban que Irán respondiera a la incautación del Grace 1, y el Reino Unido elevó el nivel de seguridad para los barcos británicos en el Golfo Pérsico la semana pasada.

“Están (Irán) haciendo esto en respuesta a la captura del Grace 1 por parte de la Marina Real en Gibraltar… o pueden hacerlo para aumentar la tensión en el Golfo ahora porque quieren llevar este conflicto y este estado de cosas, que está dañando a Irán, a un punto culminante”, dijo el legislador británico Bob Seely, miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores del Reino Unido.

Un aumento de las tensiones en el Estrecho de Ormuz podría tener consecuencias económicas y de seguridad graves. Alrededor del 24% de la producción mundial de petróleo pasa por el estrecho pasaje, y es la única forma de enviar petróleo desde el Golfo Pérsico. La Administración de Información de Energía de EE.UU. califica al Estrecho de Ormuz como uno de los “puntos estratégicos más importantes del mundo por volumen de tránsito de petróleo”.

Richard Meade, editor de la influyente publicación de la industria naviera Lloyds List, dijo que la incautación del Stena Impero es “probablemente la amenaza de mayor nivel a la seguridad que hemos visto en la región desde finales de los años 80”.

Lee también: Las hormigas voladoras invaden Gran Bretaña en enjambres tan grandes que fueron vistos desde el espacio

Reino Unido considerará una acción “contundente” si Irán no libera un petrolero con bandera británica

La “peligrosa estrategia” de Irán

El petrolero parece que va a convertirse en un peón en el creciente estancamiento entre Irán y Estados Unidos, así como sus aliados.

“Este es un clásico comportamiento iraní diseñado para mostrar que también puede hacer retroceder”, dijo a CNN Sanam Vakil, investigador principal de Chatham House en Londres.

Pero la apuesta podría tener un alto costo para Irán en un momento en que está buscando una oportunidad para renovar las conversaciones nucleares.

“La peligrosa estrategia para Irán es que esto podría empujar al Reino Unido más cerca de Estados Unidos y resultar en una mayor coordinación entre los dos aliados”, dijo Vakil.

El Reino Unido ha trabajado para salvaguardar el acuerdo histórico mientras apacigua a Washington, un acto de equilibrio que se ha vuelto cada vez más difícil a medida que Irán aumenta sus apuestas riesgosas en el Golfo.

Francia y Alemania, los otros dos signatarios europeos del acuerdo nuclear, condenaron la toma del Stena Impero por parte de Irán, pidiendo a la República Islámica que libere el barco.

En una declaración, un portavoz del Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores de Francia dijo que había estado siguiendo los acontecimientos con preocupación: “Tal acción es perjudicial para la necesaria desescalada de tensiones en la región del Golfo. Lo condenamos enérgicamente y expresamos nuestra total solidaridad con el Reino Unido”.

La Oficina de Relaciones Exteriores de Alemania se hizo eco de los comentarios, diciendo que la acción de Irán “exacerba una situación ya tensa”.

“Otra escalada regional sería muy peligrosa. También socavaría todos los esfuerzos en curso para encontrar una salida a la crisis actual”, dijo el sábado un portavoz de la Oficina de Relaciones Exteriores.

No hay británicos a bordo

Aunque el Stena Impero está registrado en el Reino Unido, no había británicos a bordo cuando fue capturado. La tripulación de 23 hombres estaba formada por ciudadanos de India, Rusia, Letonia y Filipinas, según un comunicado del propietario del barco, el Stena Bulk, con sede en Suecia, y el operador, Northern Marine Management, con sede en Escocia.

El comunicado de las dos compañías dijo que su barco fue abordado por primera vez “por pequeñas embarcaciones no identificadas y un helicóptero” en el Estrecho de Ormuz en aguas internacionales a las 4 pm hora local.

Más de seis horas después, el barco “ya no estaba bajo el control de su tripulación” y era “imposible de contactar”.

Desde entonces, el Stena Impero fue llevado al puerto de Bandar Abbas de Irán, informó la agencia de noticias iraní Fars. La tripulación permanecerá a bordo hasta que finalice una investigación sobre el accidente, según Fars.

Su ataque marca la última serie de incidentes marítimos acelerados en la región del Golfo entre las fuerzas militares iraníes, británicas y estadounidenses.

Hablando con los reporteros el viernes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo que Estados Unidos no tiene muchos petroleros en la región, pero que el país sí tiene una presencia militar sólida allí.

El jueves, la Marina de EE. UU. destruyó un dron iraní utilizando equipos electrónicos de interferencia en el Estrecho de Ormuz, dijo a CNN un funcionario de defensa estadounidense. La tripulación del USS Boxer emprendió una acción defensiva contra el vehículo aéreo no tripulado iraní luego de que se acercó al buque naval estadounidense, dijo el funcionario.

A partir del viernes por la noche, el ejército de EE.UU. estaba monitoreando el tránsito de un barco de carga comercial de EE.UU. a través del Estrecho de Ormuz, utilizando inicialmente un avión armado que lo sobrevolaba, según un funcionario de defensa de EE.UU. con conocimiento directo de la situación.

El monitoreo continuo del tránsito, que suele durar entre seis y ocho horas, se realiza principalmente por una aeronave de vigilancia desarmada que puede llamar a otras fuerzas si es necesario.