Congreso de EEUU bloquea una venta de armas a Arabia Saudita, un revés para Trump

Congreso de EEUU bloquea una venta de armas a Arabia Saudita, un revés para Trump

La Cámara de Representantes de Estados Unidos votó este miércoles a favor de bloquear una venta de armas por más 8.000 millones de dólares para Arabia Saudita y otros aliados, un revés que se prevé que el presidente Donald Trump sortee utilizando el veto.

Los legisladores, muchos de los cuales se declararon horrorizados por el asesinato, el año pasado, del periodista saudí Jamal Khashoggi por agentes de su país en el consulado en Estambul (Turquía), así como por el papel del reino en el conflicto en Yemen, votaron una serie de medidas para impedir la controvertida venta.

“Cuando vemos lo que sucede en Yemen es importante que Estados Unidos tome posición”, declaró Eliot Engel, diputado demócrata que integra la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

La resolución que bloquea las 22 operaciones de venta de armas ya pasó por el Senado, controlado por los republicanos, por lo que ahora será enviada directamente a la Casa Blanca donde se espera que Trump la vete, utilizando por tercera vez esta prerrogativa presidencial en su mandato.

Para levantar ese veto se necesitaría el voto de dos tercios de los legisladores de ambas cámaras del Congreso.

Esta opción es poco probable, pues se necesita que al menos unos 50 legisladores que no votaron por el bloqueo el miércoles ahora lo hagan contra el veto presidencial.

“No ignorar las violencias”

El número dos de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, el republicano Michael McCaul, criticó el miércoles la decisión “peligrosa” del cuerpo, destacando el “despliegue de los tentáculos iraníes” en Medio Oriente.

“Si los dejamos avanzar, la inestabilidad ganará la partida y la seguridad de nuestros amigos, como Israel, se verá amenazada”, dijo en un comunicado.

La venta de armas a Arabia Saudita había sido autorizada en junio por la administración de Trump, que pasó por encima del Congreso evocando una situación de urgencia provocada por el conflicto con Irán.

El Congreso ya había aprobado a comienzos de abril una resolución que exhortaba al presidente Trump a cesar toda asistencia a la coalición liderada por las tropas saudíes, que desde 2015 intervienen en la guerra en Yemen contra los rebeldes hutíes respaldados por Teherán, enemigo común de Riad y Washington.

Desde la intervención de esa coalición, la guerra provocó más de 10.000 muertes y “la peor crisis humanitaria en el mundo”, con millones de personas al borde de la hambruna, según Naciones Unidas.

El papel de Arabia Saudita en los abusos cometidos contra los civiles yemeníes ha sido denunciado en varias oportunidades por organizaciones humanitarias y dirigentes políticos de todo el mundo.

“No deberíamos ignorar los actos violentos y las masacres cometidas contra civiles” por parte de fuerzas saudíes, dijo el miércoles el legislador demócrata Eliot Engel.

Numerosos parlamentarios estadounidenses, incluidos algunos republicanos, consideran al príncipe heredero saudí Mohammed bin Salmán como el responsable intelectual del asesinato de Jamal Khashoggi. Un informe de la ONU consideró “inconcebible” que el crimen haya podido ser cometido sin que el príncipe hubiera sido informado.

El presidente Trump nunca se hizo eco de esa acusación, preocupado por preservar los vínculos de Estados Unidos con el poderoso reino wahabí. AFP